Los huesos de dios.pdf

Los huesos de dios

Leonardo Gori

Leonardo Da Vinci ha desaparecido con un secreto peligroso. Nicolás Maquiavelo le sigue la pista. El curso de la historia puede cambiar para siempre. Livorno, Toscana, 1504. Una horda de gigantescos simios invade la ciudad y siembra el terror en sus calles. En la confusión, unos inquietantes forasteros dan caza a hombre que consigue entregar un misterioso códice antes de morir. Días más tarde, en Florencia, Nicolás Maquiavelo, acompañado de un alumno de Leonardo Da Vinci, encuentra los cadáveres de cuatro sarracenos y una extraña criatura en una excavación. Todos muestran marcas de disección, cortes de cirujano que sólo podrían haber sido obra del maestro Leonardo. Pero Da Vinci parece haberse esfumado en el aire, y cuando Maquiavelo, acompañado de la hermosísima Ginebra, emprende su búsqueda, corre el riesgo de sacar a la luz una verdad inaceptable, que podría generar una guerra de civilizaciones y echar por tierra todo el conocimiento humano de la época. En este impactante thriller histórico, el autor Leonardo Gori nos hace recorrer junto a Maquiavelo y Ginebra una Italia convulsionada, perseguidos por la Iglesia y el Estado en los tormentosos años del Renacimiento y la inminente Contrarreforma. Contraponiendo la ciencia a la religión, la pasión a la moral y la verdad al oscurantismo, Los huesos de Dios reconstruye una época crucial para la historia de la humanidad..

La visión de los huesos secos invita al desaliento, pero ante la pregunta de Dios ¿vivirán estos huesos? La respuesta es el reconocimiento de la soberanía de Dios: tu lo sabes. Como Abraham creyó «en esperanza contra esperanza» Rom 4:18. Ve y conoce la realidad, pero confía en Dios más allá de lo que ve.

3.31 MB Tamaño del archivo
9788489367470 ISBN
Los huesos de dios.pdf

Tecnología

PC e Mac

Lea el libro electrónico inmediatamente después de descargarlo mediante "Leer ahora" en su navegador o con el software de lectura gratuito Adobe Digital Editions.

iOS & Android

Para tabletas y teléfonos inteligentes: nuestra aplicación gratuita de lectura tolino

eBook Reader

Descargue el libro electrónico directamente al lector en la tienda www.talkgroups-mentors.org o transfiéralo con el software gratuito Sony READER FOR PC / Mac o Adobe Digital Editions.

Reader

Después de la sincronización automática, abra el libro electrónico en el lector o transfiéralo manualmente a su dispositivo tolino utilizando el software gratuito Adobe Digital Editions.

Notas actuales

avatar
Sofi Voighua

En el impactante thriller histórico Los huesos de Dios, los amantes de la intriga se deleitarán descubriendo las respuestas a estas preguntas y recorriendo, junto a Maquiavelo y Ginebra, la Italia … Los Huesos de Dios book. Read 4 reviews from the world's largest community for readers. Livorno, Toscana, 1504. A horde of gigantic apes invades the city...

avatar
Mattio Mazios

En la confusión, unos inquietantes forasteros dan caza a hombre que consigue entregar un misterioso códice antes de morir. Días más tarde, en Florencia, Nicolás Maquiavelo, acompañado de un alumno de Leonardo Da Vinci, encuentra los cadáveres de cuatro sarracenos y una extraña criatura en una excavación. En la confusión, unos inquietantes forasteros dan caza a hombre que consigue entregar un misterioso códice antes de morir. Días más tarde, en Florencia, Nicolás Maquiavelo, acompañado de un alumno de Leonardo Da Vinci, encuentra los cadáveres de cuatro sarracenos y una extraña criatura en una excavación.

avatar
Noe Schulzzo

Los huesos de Dios book. Read 4 reviews from the world's largest community for readers. Livorno, Toscana, 1504. Una horda de gigantescos simios invade l...

avatar
Jason Statham

La visión de los huesos secos invita al desaliento, pero ante la pregunta de Dios ¿vivirán estos huesos? La respuesta es el reconocimiento de la soberanía de Dios: tu lo sabes. Como Abraham creyó «en esperanza contra esperanza» Rom 4:18. Ve y conoce la realidad, pero confía en Dios más allá de lo que ve.

avatar
Jessica Kolhmann

1- Me llevó al valle (v 1-2): Es Dios mismo el que lo lleva en visión a ese valle lleno de huesos secos. Lleno de planes no realizados, lleno de enfermedades aun no curadas, lleno de necesidades económicas, lleno de familias separadas, lleno también de estos, nuestros huesos secos. Dice Jehová Dios a Ezequiel: “Todos estos huesos son la casa de Israel”. Así que, no perdamos de vista ni hagamos caso omiso a esta explicación diáfanamente clara. G. Al profetizar Ezequiel a los huesos secos, obedeciendo la orden de Jehová, “he aquí un temblor; y